25 de enero de 2012

El instituto de la mujer pierde la autonomía y relevancia que tenía desde 1983

Pasa a estar dirigido por la Directora General para la Igualdad de Oportunidades.

Hoy se ha acordado en Consejo de Ministros cambiar la estructura del Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad. Uno de los cambios viene constituido por la integración del Instituto de la Mujer en la Secretaría de Estado de Servicios Sociales e Igualdad, pasando a estar dirigido por la Directora General para la Igualdad de Oportunidades.

Es preocupante que el Instituto de la Mujer, deje de tener la autonomía que desde su inicio le ha caracterizado, pues ello supone un retroceso ideológico en los planteamientos feministas para la consecución de la igualdad y en la perspectiva de género que consideramos que debe imperar en todas las políticas públicas hasta que acabemos con la discriminación que desgraciadamente todavía hoy sufren muchas de nuestras mujeres.

Igualmente es cuestionable que el pretendido ahorro presupuestario sobre el que se sustenta esta medida, sea fundamento suficiente para justificar la misma, siendo como hemos dicho preocupante que los recortes económicos proyecten su impacto sobre las políticas de género, que repercuten en más del 50% de la población.

El Instituto de la Mujer, fue creado como organismo autónomo en el año 83, como consecuencia fundamental de la presión ejercida por el movimiento feminista, ante la flagrante desigualdad social existente entre hombres y mujeres.

De esta forma nace el Instituto del Mujer, con el objeto de favorecer la igualdad social entre ambos sexos y llevar a efecto las acciones e impulsar las políticas necesarias para conseguir dicho objetivo.

Durante más de dos décadas son muchos los avances experimentados gracias a las políticas de igualdad, plasmadas entre otros en los sucesivos Planes para la Igualdad de oportunidades, que se han sucedido hasta la fecha y en los que se ha priorizado el análisis de los distintos ámbitos de participación ciudadana desde una perspectiva de género.

En todo este recorrido, las organizaciones de Mujeres hemos mantenido un espacio de colaboración y diálogo estrecho con el Instituto de la Mujer, a fin de acercar a la Administración a la realidad social.

No obstante la realidad actual dista mucho de haber alcanzado la igualdad pretendida, siendo entre otros la Violencia de Género un problema de extrema gravedad.

En todo caso las asociaciones de Mujeres, esperamos que las políticas públicas de igualdad no sufran recortes en ninguno de los ámbitos y que se garantice desde el gobierno el necesario sostenimiento de los programas de ayuda a las Mujeres, pues lacras como la Violencia de Género constituyen hoy día un problema de primer orden. Dichas políticas públicas son esenciales para garantizar la protección de los derechos fundamentales de las mujeres y para el sostenimiento de la democracia. Entendemos que debe tenerse en cuenta que el presupuesto destinado a dichas políticas públicas no es significativo comparativamente.

No hay comentarios: