12 de agosto de 2009

¿Qué parte es la que sorprende?


Hemos tenido la ocasión de ver en "directo" cómo la sociedad aun no asimila que una mujer alcance altas cotas de poder...hace un par de días Hillary Clinton, Secretaria de Estado de una super potencia cómo EEUU era increpada para conocer la opinión de su queridisimo esposo...para quienes no sepan a qué me refiero (aunque no creemos que haya nadie que no se haya hecho eco de la noticia)expondremos los hechos...

Hillary Clinton se encontraba en una visita de Estado en la República Independiente del Congo, donde exigia el fin de las violaciones como arma de guerra(si tenemos en cuenta que según datos de la ONU al menos 3500 mujeres han sido violadas en lo que va de año en este país, no parece una exigencia descabellada)

Hasta este punto podemos encontrar la historia lógica y normal, el conflicto surge cuando un estudiante congolés le pregunta acerca de la opinión de su marido, a lo que ella responde airadamente que el señor Clinton no es el secretario de Estado, que es ella, y que si quiere oir su opinión se la dará pero que no es portavoz de su esposo.

Suponemos que la pregunta no fue hecha con maldad ni con ánimo de ofender...simplemente es una manifestación más de que queda mucho trabajo por hacer antes de conseguir que la igualdad sea efectiva y esté al alcance de todos y todas.

Sin embargo, hay medios de comunicación que se empeñan en distorsionar la historia, y remarcan que Hillary Clinton, una mujer que por méritos propios ha llegado a lo más alto, "no ha sabido mantener las formas, ha perdido los nervios y no ha sabido disimular miedo ante el hecho de que se valore más la opinión de su esposo que la suya".

La moraleja que debemos sacar de esta historia es que tenemos que superar muchos estereotipos aun, no es cierto que las mujeres no sepamos afrontar situaciones dificiles, o que no sepamos ocupar cargos de responsabilidad...no es cierto que las mujeres perdamos los nervios a las primeras de cambio o que nos pongamos histéricas cuando hay que decidir...

¿Sería noticia si a un politico o a un hombre de negocios le preguntaran la opinión de su esposa en una reunión importante?

1 comentario:

Anónimo dijo...

completamente deacuerdo!